Todos los españoles son iguales ante la ley.